miércoles, 7 de agosto de 2019

Fragmentos: La broma infinita V

En esta entrada sigo con los fragmentos de La broma infinita, como os comentaba al inicio es un libro bastante complejo que cuenta con 1200 páginas. Lo mejor de todo es que estoy empezando a ver la luz al final del túnel pues me quedan no muchas páginas, prontito termino ya y os lo cuento todo en la reseña.
Si queréis ver los anteriores podéis hacerlo aquí: primeros, segundos, terceros, cuartos.
Y vamos a por unos cuantos más:



#1

"Es curioso que las artes de este Estados Unidos milenario traten la anhedonia y el vacío interior como algo que está de moda. Acaso se trate de vestigios de la glorificación romántica de la Weltschmerz, que significa cansancio del mundo o hastío contemporáneo."

#2

"Ella tiene un modo de meter la cuchara en el yogur de chocolate que incomoda a Hal, y luego le da la vuelta a la cuchara de modo que siempre la mete en el recipiente boca abajo y su lengua entra en contacto directo con el dulce sin la mediación de la fría cuchara; por alguna razón, esto pone nervioso a Hal."

#3

"Marathe estaba preparado para morir violentamente en cualquier momento, lo cual le dejaba en libertad para elegir entre otras emociones."

#4

"-¿Recuendas la fobia tremenda que sentía por los monstruos cuando era niño?
- Sin duda, muchacho.
- Bu, me parece que ya no creo en monstruos como rostros en el suelo o niños salvajes o vampiros o lo que sea. Me parece que a los diecisiete años creo que los únicos monstruos de verdad son los del tipo de mentirosos a los que es imposible descubrir. Los que no te dan ninguna pista.
- Pero, entonces, ¿cómo sabes que son monstruos?
- Empiezo a pensar que esa es justamente la monstruosidad, Bubú.
- Dios santo.
- Que están entre nosotros. Enseñan a nuestros hijos. Inescrutables. Con máscaras impenetrables."




Esta vez son fragmentos mucho más cortos que otras veces, pero me han parecido de lo más curiosos y precisamente el número 3 describe mi manera de comer los postres con cuchara y claro, me ha parecido de lo más divertido.

¿Qué os parecen? Queda poco ya para poder escribir la reseña del libro, esta semana lo termino y seguro que a la siguiente cuando me haga un croquis mental del libro la puedo escribir.



3 comentarios:

  1. Hola guapa. Ya tengo ganas de leer la reseña sobre este libro, ánimo que falta poco!! No es una lectura ligerita, vamos.
    Lo de comer el yogur así me parece curioso, no había conocido a nadie antes que lo haga de esa forma! Todos los fragmentos de este libro tienen un estilo que llama mi atención, quiero saber qué te ha parecido y si vale la pena pasar 1200 páginas!
    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa
    La verdad es que con 1200 me imagino este libro como un reto realmente imposible para mi, quizá en un futuro... Y creo que elegir fragmentos también deber ser complicado, de ahí a que tengas tantos posts
    Me ha gustado en especial el último. Coincido en que este tipo de monstruos, los que son casi imposibles de detectar pero existen, son a los que más miedo hay que tener
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    No sabes las ganas enormes que tengo de poder leer tu reseña del libro.
    Confieso que al principio no me llamaba la atención, pero a lo largo de los días, has despertado en mí esa curiosidad.
    De los fragmentos que compartes me quedo con el 4. Creo que no hay más monstruos que los mentirosos. Quizás sean los más difíciles de ver, porque muchos tienen incluso aspecto angelical, pero sin duda, son los peores.
    Besotes

    ResponderEliminar