martes, 2 de julio de 2019

Reseña: Bartleby, el escribiente - Billy Budd, marinero

Hoy os traigo la reseña de dos relatos de Herman Melville que leí por culpa de gracias al club de Literatura y cine. Ya sabéis que primero vemos la peli y después quedamos para comentar el libro. 

De Bartleby no tocaba nada, pero del segundo sí y se pasó la película La fragata infernal de Peter Ustinov.








SINOPSIS: BARTLEBY, EL ESCRIBIENTE

Bartleby, el escribiente es una de las narraciones más originales y conmovedoras de la historia de la literatura. Melville escribió este relato a mediados del siglo XIX, pero por él no parece haber pasado el tiempo. Nos cuenta la historia de un peculiar copista que trabaja en una oficina de Wall Street. Un día, de repente, deja de escribir amparándose en su famosa fórmula: «Preferiría no hacerlo». Nadie sabe de dónde viene este escribiente, prefiere no decirlo, y su futuro es incierto pues prefiere no hacer nada que altere su situación. El abogado, que es el narrador, no sabe cómo actuar ante esta rebeldía, pero al mismo tiempo se siente atraído por tan misteriosa actitud. Su compasión hacia el escribiente, un empleado que no cumple ninguna de sus órdenes, hace de este personaje un ser tan extraño como el propio Bartleby







SINOPSIS: BILLY BUDD, MARINERO

El buque mercante Derechos del Hombre −nombre simbólico donde los haya− es abordado por el navío de guerra Bellipotent de la Armada Británica, con la intención de reclutar hombres a la fuerza. El único elegido es un muchacho huérfano, el gaviero Billy Budd, un «hombre de paz» del que el capitán del mercante se resiste a prescindir, pues con su «bondad y hermosura» calma y anima a la tripulación. En el Bellipotent, de hecho, no tarda en ganarse las simpatías de marineros y oficiales, pero también atrae la atención del hosco sargento Claggart, que no deja desde el principio de atosigarlo. Billy, en su inocencia, y a pesar de las advertencias de sus compañeros, no puede creer que Claggart le guarde animosidad… hasta que una acusación falsa precipita la violencia y el caos.




BARTLEBY, EL ESCRIBIENTE

Bartleby, el escribiente es un relato breve que no tuvo mucho éxito en el momento de su publicación pero que ha ganado importancia con el paso de los años.
El narrador es un abogado que tiene una oficina en Wall Stret, tiene contratados a tres empleados cuyos apodos son: Turkey (Pavo), Nippers (Pinzas) y Ginger Nut (Bizcocho de jengibre), los dos primeros son copistas y el tercero el chico de los recados, un buen día decide contratar a un tercer copista y ahí aparece Bartleby.
Inicialmente no hay ningún problema con el último empleado contratado pero un buen día, cuando le su jefe le pide que le ayude a comprobar un documento, Bartleby contesta: "Preferiría no hacerlo" (I would prefer not to) y no lo hace. A partir de entonces cada vez usará más la frase, nunca examina documentos pero luego lo hace extensible a otras actividades, hasta que al final acaba no trabajando pero también prefiere no irse de la oficina.

Esta es la sinopsis del relato y el origen de la conocida frase. 

Melville a lo largo del relato no explica el por qué del comportamiento del personaje, únicamente al final nos cuenta que podría ser por un antiguo trabajo que tuvo, pero lo deja más a modo de: si necesitas algo a lo que aferrarte, puedes cogerte ahí. Pero no sé si hay necesidad.

Se ha considerado esta historia la precursora del existencialismo y se mencionan muchos autores cuando se habla de influencias de Bartleby: Beckett, Borges, Camus, Kafka... 

Pero una vez dicho todo lo anterior, os puedo contar que odio a Bartleby, de una forma bastante profunda. No es la primera vez que leo la historia pero esta relectura me ha servido solo para reafirmar lo que ya pensaba sobre él.

No quiero decir que la historia esté mal escrita, no es así. Tampoco es difícil de leer, son  unas 100 páginas, no creo que llegue a más, con capítulos cortos, lenguaje sencillo y entendible. Pero los personajes no me han gustado nada, ninguno de ellos, pero el que menos el protagonista.
El jefe no me gusta porque deja que todo fluya sin enfrentarse a nada, los empleados tampoco es que sean una maravilla y de los dos sale uno y Bartleby es el que menos me gusta, la resistencia pasiva con la que se enfrenta a la vida no va conmigo y no es que no lo entienda (que no), es que ni siquiera dan ganas de intentarlo.

Sé que hay gente que lo considera un relato imprescindible y oye, ni siquiera digo que no lo sea, de hecho creo que debemos leerlo aunque sea solo para ver de donde sale la fracesita esa (I would prefer not to), pero otra cosa es que yo lo haya disfrutado, que no.

Le dejo una valoración intermedia, ya os he dicho que a mi no me ha gustado pero no quita que piense que debemos leerlo.


VALORACIÓN:


 





BILLY BUDD, MARINERO

Esta historia empezó siendo un poema pero el autor le acabó dando forma de relato, que fue muchas veces corregido y ampliado hasta la muerte de Melville.

Billy Budd tiene algunas cosas que la hacen comparable a Moby Dick, aunque desde luego no son las páginas, pues este relato tiene alrededor de 160 y la ballena blanca sobre las 600. Pero en las dos se comparte el tema de los barcos pero también la presencia del mal, en uno encarnado por la ballena y en este, encarnado por un personaje: Claggart.

Billy Budd se nos presenta como el marinero bonito: un chico joven, guapo, sin maldad en su corazón, de hecho en el primer barco donde lo encontramos se han evitado muchas peleas por su simple presencia, parece actuar como un calmante con los otros marineros, es un pacificador. Pero las cosas cambian cuando se le destina a un nuevo barco, más grande, con más hombres, ahí es donde una persona se fija en él: John Claggart. Billy sigue igual, su temperamento no cambia pero su destino queda sellado desde el momento en que Claggart clava su mirada en él.

Billy se enfrentará desde su inocencia a la maldad del otro personaje, que parece que le localiza desde su llegada, el mal encuentra rápidamente al bien y Claggart le odia sin tener un motivo claro para ello, pero cualquier cosa que haga Budd lo considera una justificación para sus sentimientos y aumenta su acritud hacia él. La atmósfera de fatalismo se respira desde el momento en el que conocemos lo que siente Claggart por Billy, sabemos que algo pasará y cuando pasa, todo transcurre tan rápidamente que cuesta entender lo sucedido, es un párrafo que tuve que leer hasta tres veces para ver si me equivocaba en lo que estaba entendiendo.
Quizá es un detalle que creo que el autor debería haber descrito con algo más de detalle y claridad.

Billy es un personaje tan inocente que no acaba de ser creíble, es como un símbolo del bien. Los demás personajes están sujetos a sentimientos y emociones, ya sean positivas o negativas, y por ello acaban siendo más humanos y más creíbles. Claggart encarna el mal pero tampoco penséis que es un personaje terrible y malvado, simplemente es una persona sujeta a sus pasiones, en este caso al odio que la inspira la perfección del otro. En contraposición a los dos, encontramos al capitán Vere, una persona instruida y culta, en él se mostrará otro tema: la dicotomia entre justicia y ley, ¿uno debe cumplir lo que marcan las leyes o debe conseguir que se haga justicia? Billy Budd es acusado injustamente de algo y actúa en consecuencia, así pues, ¿cómo se le debe juzgar? 
El capitán Vere tiene corazón e inteligencia, no tolera las injusticias pero sí que la ley debe cumplirse.

En la obra es de igual importancia el contexto histórico en el que lo sitúa el autor: la guerra entre la monarquía británica contra la república francesa (ya sabéis, libertad, igualdad y fraternidad), o sea, un momento en el que las viejas formas son cuestionadas por las nuevas.

En definitiva, un relato breve que esconde más de lo que vemos a simple vista. No es larga pero tampoco es muy fácil de leer ya que está lleno de descripciones cargadas de detalles, no tanto del barco o los trabajos que se realizan pero sí de las situaciones, el momento político, los pensamientos... todo ello hace que no podamos avanzar como si de una novela de aventuras se tratase, ya que no es así.

No sé si es la mejor novela para acercarse al autor, desde luego me parece mejor que Bartleby, pero el ritmo algo lento puede desalentar a los lectores en sus primeras páginas. Es cuestión de darle un poco de margen, será ahí cuando le veáis el sentido a la obra. 
 
Cómo os decía al inicio, hay una película basada en este relato: La fragata infernal de Peter Ustinov. No la pude ver porque trabajaba pero está en mis planes hacerlo en cuanto pueda.

 
¿Habéis leído alguno de los dos relatos? ¿O visto la película?

Después de este encuentro por partida doble con Melville, os confieso que peligra un poco mi idea de leer Moby Dick, pues me da la sensación que tiene que ser difícil de empezar, avanzar y terminar.
Es probable que antes lea Benito Cereno, otro relato breve (unas 160 páginas) que me acercará o alejará un poco más de la ballena blanca.

 




15 comentarios:

  1. ¡Hola!
    No he leído ninguna de las dos obras, es más, creo que del autor solo he leído Moby Dick, y la verdad es que no sé como definir el libro. Los personajes y la historia en si es chula, vamos personalmente me gustaron, pero es una obra, a mi gusto, lenta a rabiar. Si no hubiese sido una lectura obligatoria del insti ya te digo yo que lo hubiese abandonado. Vamos que desgraciadamente no lo disfruté a pesar de ser un gran clásico.
    De las dos obras que nos presentas hoy, a priori me decantaba por la segunda, Billy Budd, el marinero. Y después de leer tus reseñas sin duda sería el libro que me decantaría por leer, si tuviese que elegir uno de los dos. Aunque confieso que si su ritmo es lento como el de Moby Dick, no se yo si al final me animaría con él.
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa. No he leído nada de este autor, pero estos dos relatos no me han llamado la atención sinceramente.
    El primero tiene una trama que no me motiva y además dices que el protagonista es odioso... Pues menos me interesa, jeje.
    Y el segundo ni fu ni fa pero cuando has dicho que hay partes tediosas, definitivamente lo descarto. Quizás me anime con la película y bueno, los libros tienen pocas páginas pero no van con mis gustos.
    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Holaa
    La verdad es que no leí ninguna, de hecho ni siquiera leí Moby Dick que aunque dicen que es un libro imprescindible nunca me llamó la atención. Me recuerdan cuando has mencionado a Beckett, Borges, Camus, Kafka... a esos libros que te obligan a leer en clase y a hacer una redacción ultra mega larga... que en definitiva acabas medio odiando leer.
    Te sigo en la próxima reseña. Besotes

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa
    Pues no me sonaban ninguno de los dos relatos la verdad. Al leer tu reseña creo que me voy a animar con Bartleby, el escribiente más que nada por lo que dices de los personajes, no los veo nada atractivos.
    Eso si, el de billy si me llama la atención, además si me gusta que él sea tan inocente y parezca un símbolo del bien.
    La peli tampoco la he visto
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Creo que coincidimos en el primer libro. No he visto la trama ni he lo he leído, pero tan sólo leer la sipnosis no me ha cautivado la historia. En mi modo de ver, es un poco fantasiosa porque en la vida real y más en Wall Street, creéme que si le dices a un jefe que no haces algo porque no quieres hacerlo, al momento quedas despedida sin mucho averiguamiento jajaja. Puede que la historia tenga un mensaje oculto o alguna enseñanza que no acabo de entender, pero me parece bastante subrealista. Por cierto, me gusta mucho la idea de pertenecer a un club de literatura y cine.

    ResponderEliminar
  6. Hola! Pues la verdad es que desconocía por completo este autor y los libros. Aunque siento sincera y leyendo tu reseña la verdad es que no me gusta. Todo muy duro y dramático. El chico huérfano, ya se ve que ha tenido un vida dura desde pequeño. Y luego lo mandan a la guerra. No es mi tipo de lectura. gracias igualmente"

    ResponderEliminar
  7. Holi,
    Pues la verdad no, no conocía los relatos ni las películas (que pena me da, puesto que las historias están tremendas) , me iría más por el Marinero, me da mucha penita Billy, parece un chico muy tranquilo que no quiere peleas con nadie y siempre está en el lugar equivocado a la hora y gente equivocada. Me imagino que también sea una historia lenta pero espero ver la peli y descubrir el boom de la historia .
    Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  8. No conocía a este autor, pero de los dos libros que mencionas me llama más la atención del primero y la historia del oficinista Bartleby y esa frase un tanto sin sentido al igual que su postura en su trabajo y la pasividad con la que su jefe la acepta.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!
    Pues no conocía a Herman Melville, la verdad. Me parece una idea maravillosa la de ver la peli y después quedar para comentar el libro, ojalá yo tuviera un grupo para hacer lo mismo.
    No he leído ninguno de los dos relatos, pero me apunto las pelis para ver qué tal.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa!! No conocía ninguno de dos relatos de Herman Melville, la verdad que parecen interesantes ambos aunque no es e tipo de lectura que me suele gustar, y si no me gután no acabo nunca de leerlos. De todas maneras a lo mejor les doy una oportunidad a ambos. Un Saludo!

    ResponderEliminar
  11. Ni recordaba que este fuera el autor de Moby Dick. Pero tras leer tu reseña tengo que decir que ninguno de los dos relatos me ha entusiasmado. Especialmente el primero, no le encuentro aliciente a unos personajes con los que no conectas y a una frase que se repite una y otra vez,bss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mi me pasa lo mismo y eso me hace replantearme leer moby dick, que tambien dicen que es un poco palo... veremos!

      Eliminar
  12. Hola!!
    Pues mira ni conocía los libros ni la peli, a mi me gusta hacer así también primero ver peli y luego leer libro porque así ya voy imaginando un poco lo que voy leyendo y me cuesta menos si es un poco lento. Estos me han llamado algo menos la atención de las reseñas que nos sueles poner y mira yo también tiraría más por leer primero Benito Cereno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. No me suena el título de haber visto la película.
    Con respecto a los libros, por tus reseñas y sinopsis ninguno me llama. Más si el protagonista lo coges manía y lo odias. A mí eso me hace no conectar y querer seguir sabiendo de èl.

    ResponderEliminar
  14. No he visto ninguno de los dos títulos que has mencionado y no del todo lo que leo normalmente, ya que este tipo de historias me puede pasar lo mismo que a ti que no me llamen la atención los personajes o el argumento en sí, pero se lo voy a recomendar a una de mis amigas. Genial el post. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar