martes, 7 de agosto de 2018

Reseña: Querida Ijeawele - Chimamanda Ngozi Adichie

QUERIDA IJEAWELE: CHIMAMANDA NGOZI ADICHIE






SINOPSIS

El feminismo empieza en la educación. Con su voz cálida y directa, Chimamanda Ngozi Adichie dirige esta emotiva carta a una joven madre que acaba de dar a luz. En sus quince consejos, reivindica la formación de nuestros hijos en la igualdad y el respeto, el amor por los orígenes y la cultura. Una invitación a rechazar estereotipos, a abrazar el fracaso y a luchar por una sociedad más justa. Una bella misiva con reflexiones tan honestas como necesarias que conquistará por igual a madres, padres, hijos e hijas.







Hoy os dejo la reseña de un libro cuyo género aún no había abordado en el blog, el feminismo. Quienes acostumbráis a leer mis reseñas, sabéis que el tema del machismo me indigna profundamente y no me valen excusas como la nacionalidad del autor para disculparlo (por ejemplo con autores japoneses).

El machismo, el patriarcado... son cosas que me hacen hervir la sangre y un día tuve la necesidad de leer sobre ello, así que me hice con tres libros: éste, Todos deberíamos ser feministas de la misma autora y Teoría King Kong de Virginie Despentes. He leído ya los dos primeros y ahora estoy con el tercero, algo más agresivo que los de de Chimamanda.

Querida Ijeawele está escrito en forma de carta y es que el libro reproduce una misiva que la autora le mandó a una amiga que acababa de tener una hija y le pedía consejos para educar a su hija en el feminismo. Ella le da 15 consejos que desarrolla con ejemplos, haciéndolos totalmente comprensibles para todos.

El feminismo empieza con la educación y hay muchas cosas a tener en cuenta, maneras de hablar equivocadas que llevan a seguir fomentando una sociedad desigual, sé que tendréis miles de ejemplos que dejar, cosas que habéis oído que os hacen rechinar los dientes y tener ganas de matar a alguien, pero os dejaré un ejemplo mío de hace un par de días. 

<<Estábamos en el trabajo, dos hombres y yo y ellos hablaban de motos porque uno se quería comprar una, pero dijo que se lo había comentado a su mujer y que ella le dijo que lo que les hacía falta en casa era otra cosa, no recuerdo el qué, pero ella dijo algo para la casa, no para ella (no sé si era un mueble del comedor o una mesa o...), y claro, él lo comentaba con cierta amargura, como que su mujer siempre tenía otras cosas en las que gastar que en algo así, aquí no dije nada pero estaba pensando que la mujer realmente miraba por el bien de la casa y él por su propio bien al querer la moto, pero yo calladita, pero luego suelta: "al final lo que haré es comprarle un lavavajillas a mi mujer y a ver si así está feliz". Y sí, ahí salté claro, porque él no le compraba un lavavajillas a su mujer, compraban algo para la casa, para los dos y para el bien común, que es no tener que lavar los platos a mano, pero NO ELLA, sino ninguno de los dos. "Ahí su respuesta fue: si es broma, ya sabía que diciendo esto saltarías..." y sí, claro que salto cuando escucho estas cosas porque me hierve la sangre y no puedo estar callada, pero lo diga un compañero o quién sea, lo siento pero NO, a la hoguera con los micromachismos.>>

La autora habla de África y la sociedad nigeriana y hay algunos aspectos que parece que ya hemos superado como la idea de llegar virgen al matrimonio (aunque las mujeres que están con muchos siguen siendo unas putas y los hombres en cambio unos machitos) o adoptar el apellido del hombre al casarse, pero a parte de esto tan puntual, todo es aplicable a nuestra sociedad, seremos muy europeos pero sinceramente, dudo que alguien crea que vivimos en una sociedad donde hombres y mujeres somos iguales, porqué no, no es así.

Seguimos en una sociedad patriarcal, dominada por hombres y cuanto más subimos en la pirámide del poder menos mujeres encontramos, o es que ¿ha habido alguna mujer presidente del gobierno en España? ¿o en la Casablanca? por eso la autora expone que debemos cambiar nuestra manera de educar a los más pequeños, dejándonos de rosas y azules, muñecas y coches y un largo etcétera que muchos padres y madres siguen promoviendo.

El libro es realmente muy breve, se lee de una sentada y permanecerá en nuestra memoria creo que a lo largo de toda la vida. 

La autora es una defensora comprometida de los derechos de las mujeres y trata un tema tan serio de forma clara, simple, directa, cercana y con ejemplos prácticos, es casi como estar hablando con una amiga porque te habla directamente a ti. 

Querida Ijeawele es un libro que recomendaría a cualquiera, de hecho fue terminarlo y mandarlo a tres amigas que tienen hijos pequeños (no lo mandé a hombres porque no tengo amigos con hijos, solo amigas, sino también lo hubieran recibido), lo considero un libro indispensable para padres y madres, primerizos o no.

Es una lectura que se hace verdaderamente corta, entiendo que la autora quiere que sea apto para todos los públicos y que no se haga pesado, no meterse en imposiciones sino en dejar constancia de aquellas cosas que pueden cambiarse a la hora de educar, ya sabéis que muchas veces digo que a determinados libros les sobran páginas o que otros están bien con lo cortos que son, pero esta vez no me hubiera importado leer 100 páginas más.

Lo dicho, un libro realmente recomendable, os dejaré los fragmentos que más me han gustado y que creo que son para tener en cuenta, las palabras de Chimamanda nos llega claras, cálidas y nos dejan con ganas de más, es una perfecta primera introducción al feminismo y pronto os dejaré mi reseña de Todos deberíamos ser feministas, libro publicado antes que éste y que es igual de breve y bueno.

Luego me quedarán pendientes de la autora: Americanah, La flor púrpura, Medio sol amarillo y Algo alrededor de tu cuello, libros que estoy convencida de que leeré.


VALORACIÓN:







No hay comentarios:

Publicar un comentario