jueves, 18 de mayo de 2017

Reseña: Mendel en de los libros - Stefan Zweig

MENDEL EL DE LOS LIBROS: STEFAN ZWEIG

Autor: Stefan Zweig
Editorial: Acantilado
Páginas: 64
ISBN: 978-8496834903
Ebook

           
SINOPSIS

Mendel el de los libros nos cuenta la historia de un librero de viejo que ha pasado su vida sentado en la misma mesa de un café de Viena: el café Glock.
Jakob Mendel tiene una memoria enciclopédica, ni siquiera le interesa el contenido de los libros, su memoria se centra en recordar título, autor, editorial, precio y donde fue adquirido por última vez.
Pero, debido a su estado de abstracción de todo lo que le rodea, en 1915 es enviado a un campo de concentración, acusado de colaborar con el enemigo.






Aunque últimamente he leído varios libros de Zweig creo que todo empezó con la iniciativa de Laky y su mes temático, mayo es el mes de la metaliteratura y de los títulos que propuso a modo de ejemplo me quedé con dos que pensé que no sería mala idea leer, por un lado Niebla de Miguel de Unamuno que ahí tengo esperando y por otro, éste: Mendel el de los libros.
La elección de este segundo fue más por querer conocer al autor que querer leer el libro en sí, un poco absurdo porque no necesitaba excusa para hacerlo pero... así se ha dado y curiosamente antes de empezar con esta historia, me leí: Carta de una desconocida y ¿Fue él?, así pues, en un breve período de tiempo he pasado de no saber nada del autor a poder comparar entre tres relatos, vaya ¡ni en mis sueños más optimistas!

Esta historia fue escrita en 1929, pero sólo la mención de la I Guerra Mundial hace que lo situemos en ese momento, podríamos muy bien pensar que es actual y que la guerra citada es cualquier otra.

Durante la hora escasa que tardamos en terminar este pequeño relato no encontramos divisiones internas, se lee todo de una tirada y seguro que lo difícil será dejarlo a medias, no podremos soltarlo hasta saber lo que le ha pasado al librero de viejo.

El gran mérito de Zweig es transmitir tanto en tan poco, no es fácil escribir un libro pero si disponemos de un espacio infinito, bien o mal, el autor acabará expresando muchas cosas, en los relatos en cambio, no hay la misma idea de longitud y el autor tiene que contar una historia, caracterizar a los personajes, hacer que evolucionen y expresar muchísimo para que no quede algo flojo e incompleto.
No es el caso de ninguno de los relatos que de este autor he leído, la caracterización de sus personajes es sublime, a través de sus descripciones nos hacemos una idea muy completa tanto del físico como de la mentalidad de la persona, compartamos o no lo que la persona cree y siente, lo sentimos también nosotros: rabia, ira, confusión, rechazo... y en mi caso, conseguir algo así es muy complicado ya que parte de mi empatía se debió perder en algún momento y se me he hace complicado dejarme embargar por los sentimientos de los demás, y más si estos son personajes de una novela.

Con Mendel algo pasó, a pesar de ser una figura excéntrica y original y amar los libros hasta un extremo obsesivo (esto sí que lo entendemos muchos) no llegué a conectar absolutamente con él, y creo saber por qué, el inmigrante judío sentía una devoción absoluta por el libro en sí, por el objeto, por el continente digamos y sí, vale, lo entiendo y en parte comparto, pero a él no le interesa el contenido, la historia que ese objeto quiere contar y esa es la parte que me hace no conectar del todo con su personalidad y lo que ha provocado que no haya podido meterme del todo en el personaje.

La narración del libro corre a cargo de un narrador del que desconocemos casi todo, su papel es contarnos como conoció a Mendel, cómo era y qué le ha ocurrido. Este hombre entra en un café casi por casualidad, para guarecerse de la lluvia y en ese momento se da cuenta de que ya había estado ahí en el pasado. Intentando recordar cuando fue, le viene a la mente el prodigioso librero, que llegó para convertirse en rabino pero que abandonó sus estudios para dedicarse a sus amados libros. A partir de aquí, se va desarrollando la historia, lo hace con un ritmo lento, todo lo que descubrimos ya ha ocurrido, no hay necesidad de precipitar las cosas porque ya que nada cambiará y de esta manera, a través de las buenas descripciones del autor, nos vamos adentrando en la historia con todo lujo de detalles.

La prosa de Zweig es sencilla, clara, elegante, está llena de sensibilidad y encontramos la dosis justa de retórica, es un placer leerle y cuando la historia es interesante y nos engancha -como es el caso-, se convierte  en un relato totalmente recomendable. 

A pesar de haber sido golpeada por Linda (Carta de una desconocida) y por el desarrollo sorpresivo de ¿Fue él?, Mendel es un libro que recordaré sin ninguna duda.
Porque su historia es intensa y conmovedora, aunque nunca será de mis personajes favoritos, Mendel quedará en mi memoria por su originalidad, inocencia y obsesión por los libros que lo llevaron a la destrucción y eso significó su muerte, aunque no fuera de forma literal, porque hay muchas maneras de morir y la peor probablemente sea cuando estamos muertos por dentro y ya no queda nada de lo que fuimos.

Había visto en algunos blogs que Mendel era una persona querida, pero después de haber leído el relato un par de veces, no es esa mi impresión, Stefan Zweig le quería, pero los otros personajes le admiraban y respetaban, pero no creo que llegaran a comprenderlo o quererlo ya que su personalidad le hacía esquivar y aislarse del contacto con los demás, convirtiéndolo en un ser asocial y con un solo objeto de interés: los libros.

Quizá este relato no sería el primero con el que un lector debería empezar con el autor, vaya, no sería el que yo le recomendaría vaya, porque a pesar de ser una historia muy bien contada, en las otras dos que he leído los sentimientos se trasmiten de forma brutal, por ello seguro que me decantaría por la Carta, aunque bueno, Mendel tampoco es una mala opción porque nos aproxima a su mundo y es una buena historia representada por unos excelentes personajes, destacando entre ellos el librero.

Muchos temas se mezclan con la historia del judío de Galitzia; los cambios históricos que se producían en ese momento en Viena, pero también en Europa, el amor por los libros como objeto, las costumbres y aquello que damos por sentado que siempre permanecerá inamovible, el olvido del pasado, la destrucción del hombre hasta convertirlo en una sombra de aquello que fue.... como dice muy bien el autor en un momento concreto:


"Mendel ya no era Mendel, como el mundo no era ya el mundo"

En el trasfondo del relato, encontramos la denuncia de la guerra y el pronóstico del fin de una época, de una forma y estilo de vida, de aquello que era lo normal, lo esperado, la rutina, aquello que iba a durar para siempre... y todo ello lo encarna el autor en la figura del librero, alguien que a pesar de sus dotes representa al ciudadano de a pie, a la persona normal que se ve enfrentada a una guerra desde la inocencia y que por ello sufrirá las consecuencias de la situación política.

Y consiguiendo lo anterior, también el autor homenajea al libro y a aquellos que los aman hasta extremos insospechados, pero al objeto, no el que contiene historias sino el que nos da placer simplemente por su mera posesión o visión. Dice Zweig que cuando Mendel encuentra un libro raro, se avergüenza de la suciedad de sus dedos, todos en algún momento hemos mirado con adoración un libro, por lo que representa, porque está descatalogado, porque ha sido difícil de encontrar... para nosotros ha sido también escrita esta breve novela.

Finalmente decir que cuando pensamos en Mendel nos queda un sentimiento algo triste, no solo por lo que le ocurre, también por la facilidad con la que olvidamos a las personas, da igual que hayan sido importantes para nosotros... con el tiempo caerán/caeremos en el olvido, el hecho de que el librero se sentara durante años en el mismo sitio y fueran muchos los que le visitaron y a los que él ayudó, también fue olvidado, relegado y ya nadie le recuerda, ni a él ni a su memoria prodigiosa.

Son muchos los detalles del libro que permanecerán en mi memoria y este excelente relato me lleva a querer conocer aún más lo que me queda de la obra de Zweig, muchas son las historias que escribió y que me apetece leer, no creo que ahora que le he encontrado le abandone tan fácilmente.

Es un libro que recomiendo sin dudarlo, se lee rápido, es interesante, cuenta una historia triste que nos hará pensar en la fugacidad de la vida y lo que puede representar la guerra para una persona cualquiera, ¡pero no por triste no podemos no leerlo!

En una entrada anterior os dejaba algunos fragmentos que me han cautivado del libro, a ver que os parecen... y si después de leer mi reseña y los fragmentos decidís leer esta pequeña joya, ¡no dudéis en contármelo!

VALORACIÓN:






20 comentarios:

  1. Hola!
    La verdad es que yo suelo leer mucho, pero más bien novela negra y romántica (nada que ver con este género, jaja). Aunque la sinopsis te deja muy intrigada: qué le pasa al final al pobre librero??!!
    Como tú, yo tampoco sentiría mucha empatía con Mendel, porque yo también me centro más en el contenido que en el continente; de hecho hace ya tiempo que me he cambiado al formato digital por cuestiones prácticas (aquí es cuando los puristas de el libro en papel se escandalizan).
    Es la primera vez que oigo hablar del autor: Stefan Zweig, pero me has dejado intrigada... Tal vez me anime aunque no sea mi género
    XoXo.

    ResponderEliminar
  2. Vaya Libro más interesante!!! Lo he hombre lo que le toca vivir!' Es de esos personajes a los que yo amaría desde el principio y sufriria con su sufrimiento!! Por lo que cuentas en la reseña actús un poco como los asperger. Interesante!!

    ResponderEliminar
  3. Por lo que veo el libro te ha gustado y la manera de escribir del autor igual. Empezaste por un libro y ya vas por tres. Yo por el contrario no sé quién es, pero la sipnosis de esta obra me ha llamado la atención. Me gustan los libros con un trasfondo historico aunque el tema principal no sean los eventos historicos que han ocurrido a través de los años. No sé, me gusta envolverme en esas épocas un poco bohemias y un tanto difíciles del ser humano. Este libro es digno de leer. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Resi a mi me encanta la honestidad con la que siempre escribes tus reseñas, te apasionas por los autores, las historias, los escenarios o los personajes, pero no te encegueses por ellos. Tal vez como una mujer que ama los libros, no pudiste entender que Mendel los llegó a querer de una forma completamente distinta a la tuya, quizás fue más un estadista, una persona que le gustaba tenerlo para palparlos, para contarlos, para acapararlos, pero no eran las historias lo que lo movían, sino su ambición de querer tener más libros, o eso es lo que yo entiendo. Estamos hablando de una época donde no todos tenían acceso al conocimiento, y tal vez Mendel, por el solo hecho de tener los libros bajo su tútela, creía entonces que tenía el poder, no lo sé, solo estoy jugando con los supuestos de un personaje que probablemente no tocó tu corazón porque tenía una concepción de los libros muy diversa a la tuya. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. No había oído hasta ahora el título del libro Mendel el de los libros ni sabía que era del autor Stefan Zweig. Seguro que Monsieur Accidents si que le suena, ya que a él si le gusta leer libros en los que la trama de la historia se desarrolle en la I Guerra Mundial o en cualquier otra guerra.
    Creo que ya nos hablastes de Carta de una desconocida, que me pareció muy interesante, lo que no recuerdo es si tambien he leido algo sobre el libro ¿Fue él? que también mencionas.
    Me gustan los relatos que que se leen de una tirada y que resulte difícil dejarlo a medias, y si este libro no podemos soltarlo hasta saber lo que le ha pasado al librero de viejo, tomo nota para leerlo.
    Cuando comienzo una historia me gusta que se describa bien la caracterización de los personajes que van apareciendo en la obra, de manera que me pueda hacer una idea muy completa tanto del físico como de la mentalidad de manera que pueda o no compartir lo que la persona cree y siente, y me haga vivirlo. Se dice que los libros es la manera de vivir diferentes vidas y sentir sentimientos como rabia, ira, confusión, rechazo... y si las obras de Zweig así lo hacen, me encantaría leer uno de sus libros ya.
    Siento que no te hayas conectado totalmente con Mendel, a mí sin embargo sí me gustan los personajes excéntricos y originales y con un extremo obsesivo, supongo que viene de que leo mucha novela policiaca y en ella los personajes son así, es la característica principal del protagonista de la novela negra.
    Me parece interesante el papel del narrador y cómo ese café en el que entra le hace acordarse de Mendel, librero que quería convertirse en rabino pero que abandonó para dedicarse a los libros.
    Gracias guapa por la recomendación. Un beso!!!

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Hola Resi!!! Suele pasar muy a menudo, que estás sin conocer aún autor en concreto, durante mucho tiempo y un día, te lo dan a conocer o lees varias reseñas de él y de la noche a la mañana, te encuentras que ya tienes varias obras suyas leídas o en espera… Esto es un no parar!!! Jejeje

    Por eso me gusta tu blog, porque me das la oportunidad de conocer nuevos autores. Este de hoy tampoco lo conocía, pero leyendo la sinopsis de Mendel, me ha entrado el gusanito de conocer más aún su personaje y de profundizar más en dicha historia. Me apunto a Stefan Zweig como nuevo autor a conocer… Gracias por el descubrimiento.

    ResponderEliminar
  8. Hola wapa! No conozco al autor, pero de la manera en que hablas de Stefan Zweig y de su relato, Mendel el de los libros, dan ganas de comenzar a leer algo suyo. Me has dejado helada con la frase "porque hay muchas maneras de morir y la peor probablemente sea cuando estamos muertos por dentro y ya no queda nada de lo que fuimos", en serio, se me erizaron los pelos... porque no hay cosa más cierta!! La verdad que me resultas muy honesta en las reseñas que haces, así que si tengo dudas con algún libro ya sé a dónde tengo que dirigirme para salir de ellas. Una pena que no hayas podido conectar al 100% con el protagonista, pero no siempre tiene porqué ser así, de todas maneras aunque no conectemos siempre aprendemos algo de ellos y siempre nos queda un recuerdo determinado de ellos. Besos wapa!

    ResponderEliminar
  9. ¡Buenos días! Desconozco el primer título Carta a una desconocida y éste que nos comentas tampoco lo conocía.

    Con la sinopsis en principio me ha entrado entre lástima y emoción. Es un relato interesante en el que mezcla dos temas muy interesantes: la fugacidad de la vida y la guerra y da que pensar, y mucho. También me ha llamado la atención la obsesión que tiene el protagonista para la lectura. ¿será por eso que es un ser bastante asocial?

    Me he quedado con el intringulis de saber al fin lo que le pasa al protagonista, ya que entra en un café pero finalmente no se cómo transcurre la novela. Para mí has dejado un halo de misterio. Besitos y buena reseña.

    ResponderEliminar
  10. Veo que tienes una forma peculiar de seleccionar los libros. Y todas las reseñas tuyas que llevo hasta la fecha son de obras que no se me hubiera pasado por la cabeza leer. Toda del tirón, en un ratito y sin divisiones...es curioso. Poca suerte tuvo Mendel, por su forma de ser acabar en un campo de concentración...Creo que definitivamente voy a tener que leer algo de Zweig, y Mendel el de los libros podría ser una buena opción, a pesar que la guerra no sea un tema amable, tiene pinta de ser una historia llevadera. Bss.

    ResponderEliminar
  11. Hola! no conocía a Zweig hasta que he leído tu reseña de hoy. La verdad es que aunque me gusta la temática de la guerra para películas, no me atrae mucho para libros; pero si dices que se lee tan rápido quizás le de una oportunidad, ya que ma ha llamado mucho la atención la historia de Mendel el de los libros. Porque además si el narrador entra en un café y lo reconoce, ¿será que finalmente no murió en el campo de concentración?

    Tengo curiosidad también por ver cómo describe el autor la ciudad de VIena, ya que esuve allí el verano pasado y me pareció una ciudad preciosa.

    GRacias por tu reseña. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Hola! suena muy bien el libro pero creo que no es mi época de leer este tipo de literatura, siento que estoy un poco sensible por los temas que puede tratar y no se, no ando muy de animos, pero pasando esto seguramente me gustaría muchísimo leerlo :d

    ResponderEliminar
  13. Hola! La verdad es que no suelo leer mucho, no tengo esa constancia que hay que tener en el mundo de la lectura, es algo que no sé por qué no me atrae, por eso tampoco conocía a este autor Zweig del que has hablado en el post de hoy ni la historia de Mendel el de los libros, sin embargo, tu reseña ha sido tan buena que dan ganas de buscar el libro y leerlo, eres muy honesta y eso se nota, y te parecerá gracioso pero si leo libros en inglés! A mi al igual que Mari Pino me has dejado sin respiración con la frase porque hay muchas maneras de morir y la peor probablemente sea cuando estamos muertos por dentro y ya no queda nada de lo que fuimos. Un beso y a seguir leyendo libros a ver si me voy animando y para las vacaciones adquiero uno! Un beso

    ResponderEliminar
  14. Hola!
    Debo de confesar que cuando leo post de este tipo, con titulos, y autores no reconocidos en mi mundo literario me siento un poco frustrada y me da emoción de que no todo se sabe ni todo se lee jejeje bueno pues el titulo me suena auna historia para aprender y bueno creo que la manera de como llegaste a este titulo me parece de lo mas interesantes que bueno es lo que mas me gusto de la reseña ☺♥

    ResponderEliminar
  15. Hola Olga, no conocía tu blog y me acabo de quedar enganchada. Soy lectora voraz aunque, desde que nacieron mis hijas, apenas tengo tiempo. Por eso precisamente me voy a apuntar estas obras de Stefan Zweig, porque son relatos breves y seguro que así puedo decir por fin que he terminado un libros.
    Dices que no terminas de conectar con Jakob Mendel y yo en cambio, creo que lo he hecho simplemente a través de tu reseña. La temática me parece además, atractiva: me gustan las historias de guerra, creo que son momentos en que todo se magnifica y el ser humano es capaz de lo mejor y lo peor. Me encantó, por ejemplo, El niño del pijama de rayas; y las películas 'El pianista' o 'La vida es bella'.
    Me apunto Mendel el de los libros en la lista de pendientes por leer, que me apetece volver a los cafés de Viena, aunque sea sólo con la imaginación.
    :)

    ResponderEliminar
  16. Hola guapa, no conocía ni el libro ni a este autor pero una vez más he de decirte que me ha encantado tu reseña ya que aparte de apasionada cuentas lo justo y necesario para hacernos una idea de qué va el libro pero sin chafar nada de nada.. No obstante como bien dices me fío de ti y tomo nota de la otra obra que mencionas antes de leer esta, un besazo

    ResponderEliminar
  17. A mi es que todo lo que tenga que ver con la primera y Segunda Guerra Mundial me apasiona y los campos de concentración nazis,ese pasado negro e inhumano de la historia mundial. Del autor no había leído nada ni sabía de su existencia, gracias a tu reseña me dan ganas de pillarme el libro,y si encima es cortito pues mucho mejor. Estoy deseando saber quién es ese librero tan misterioso. Un saludo guapa.

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola, Resi! A mí me ha pasado alguna vez de no conocer para nada a un autor y de repente leer una reseña y tener dos libros suyos en la estantería. La sinopsis de Mendel me ha llamado la atención. Y me encanta el corazón y la pasión que le pones a tus escritos. Se nota muchísimo los personajes que te han llegado al corazón. Personalmente, creo que no me leería la historia. Los temas de las guerras mundiales y de los campos de concentración no me gustan demasiado y no me llaman la atención para leer. Pero, me ha picado la curiosidad en saber lo que le pasará a Mendel. ¡Gracias por compartir la reseña! Un besito. :)

    ResponderEliminar
  19. Pues mira es muy curioso, pero tengo a mi hermana leyendo esta obra, se la dejo una amiga y por lo visto se ha enganchado, ya que es un forofa de estas historias, la veo disfrutar con todas las vivencias y la personalidad de este librero. Al final puede que termine por leer y descubrir más de Méndez.

    ResponderEliminar
  20. La sinopsis de este libro me ha conquistado. Me encantó el libro para mí chico que le encanta descubrir historias de campos de concentración y guerras y el cómo transmitir historiador antiguas en nuestro tiempo actual.
    Una historia llena de curiosidades que por la forma que lo describes puede llenarnos de emociones al leerlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar