miércoles, 30 de enero de 2019

Fragmentos: Brooklyn

Hoy os quiero dejar un par de fragmentos que me llamaron la atención del libro Brooklyn de Colm Tobin:





#1

"- Brooklyn cambia día a día -dijo la señorita Bartocci, mientras el padre Flood asentía-. Llega gente nueva y pueden ser judíos, irlandeses, polacos e incluso de color. Nuestros viejos clientes se están trasladando a Long Island y nosotros no podemos seguirles, de manera que necesitamos clientes nuevos todas las semanas. Tratamos a todo el mundo igual. Para nosotros son bienvenidas todas y cada una de las personas que entran en este establecimiento. Todos tienen dinero que gastar. Mantenemos los precios bajos y los buenos modales. Si a la gente le gusta el sitio, vuelve. Tratarás a cada cliente como a un nuevo amigo. ¿De acuerdo? "

#2

"- ¿Fue difícil para ti ser hijo único?
- Ahora importa más, creo -dijo Jim-, porque mis padres se están haciendo mayores y solo estoy yo. Pero puede que también haya sido importante en otros sentidos. Nunca he sabido tratar a la gente. Podía hablar con los clientes del bar y todo eso, sabía cómo hacerlo; me refiero a los amigos. Nunca he tenido habilidad para hacer amigos. Siempre he tenido la impresión que no gustaba a la gente o que no sabía como desenvolverme."

¿Qué os parecen? Este último párrafo me ha hecho reflexionar y mucho porque a veces me he sentido así, pero nunca había pensado que podría ser algo secundario a ser hija única o tener hermanos.


1 comentario: