martes, 11 de septiembre de 2018

Reseña: Viaje al pasado - S. Zweig

VIAJE AL PASADO: STEFAN ZWEIG




SINOPSIS

Viaje al pasado (llamado también por su autor «Resistencia de la realidad») narra la historia del reencuentro, al cabo de muchos años y en un mundo definitivamente nuevo, de dos seres que se amaron y que creen amarse aún. Separados por la Gran Guerra antes de poder objetivar su amor, se encuentran ahora inmovilizados por la resistencia a poder llevarlo adelante, tan fuerte es la carga del pasado. Propio del mejor Zweig, en esta vibrante historia de un amor imposible, el lector encontrará el hechizo inolvidable de su autor para evocar los sentimientos a través del gesto y el detalle.




Cómo podéis comprobar, he vuelto de nuevo a Zweig, Viaje al pasado es un relato que leí gracias al club de lectura de la isla, teníamos que proponer algún libro dentro del romanticismo y buscando, encontré este relato, que quizá podría ser considerado también drama, de hecho, lo he colocado en las dos categorías. 

Ya sabéis -si habéis pasado por las otras reseñas del autor- que siempre repito que hace un retrato psicológico sublime de las emociones y pensamientos de sus personajes, sobretodo de los protagonistas y aquí, no es diferente, pero lo que en el pasado se centró en mujeres aquí pasa con un hombre. 
En Carta a una desconocida y Veinticuatro horas en la vida de una mujer era una femina la que llevaba el peso del relato y fue maravilloso leer sus párrafos cargados de sentimientos, pero en Mendel el de los libros me falto esta parte emocional y el protagonista principal era un hombre, de aquí que tuve un cierto miedo inicial, al ser Ludwing en quién nos centramos pensaba que podría pasar igual que con Mendel, no entraríamos tan en profundidad en su psique, pero no ha sido así, nos hemos metido de lleno en su cabeza y al terminar el libro, es imposible no quedarse pensando en todo lo que nos ha contado, ya veréis por que lo digo. 

En este relato leemos como Ludwing, un chico de clase social humilde consigue gracias a su tesón trabajar en una importante compañía y acabar como secretario personal del director de esa empresa, para ello tendrá que trasladarse a su casa y ahí conocerá a la mujer del director, cuyo nombre no llegaremos nunca a conocer. 
Como el roce hace el cariño, con el paso del tiempo nace el amor entre ellos, pero justo en ese momento él tendrá que iniciar un viaje, que se alargará mucho más de lo esperado debido a la I Guerra Mundial. Cuando vuelven a encontrarse descubren que el amor no es inmune al paso del tiempo, aquello que les unió ha desaparecido y no se puede recuperar aquello que se perdió.

Las personas cambian con los años, se evoluciona, uno tiene unas experiencias que los demás no comparten y sobretodo, se idealiza lo que sucedió, pero eso nos ha pasado a todos, recordar algo de una manera y cuando lo comparamos con la realidad vemos que no todo es tan bonito como nuestra memoria se emperra en hacernos creer y es una sensación muy decepcionante y más si ese recuerdo se refiere a un antiguo amor.

Así pues, volvemos a un relato de Zweig y volvemos a las pasiones y a sentirnos identificados con las palabras que el autor pone en boca de sus personajes. 
Sin llegar a las 100 páginas, disfrutaremos de una historia corta pero intensa, con un ritmo lento pero con el que podremos saborear todo lo que ocurre y sobretodo, más importante que las acciones son los pensamientos, podremos ver paso a paso como la ilusión se convierte en decepción. 
Lo tendremos leído en un suspiro y creo que todos nos veremos reflejados en lo que nos cuenta y al acabar el cuento es inevitable pensar en aquello que se perdió, como podría haber sido si, también en el amor y desamor, es una historia triste, nos damos cuenta enseguida, llena de agridulces y con un fondo algo amargo. 

Como todos los relatos del autor que he leído, no es difícil de leer ni de entender, es apto para todos los públicos y creo que quién lo lea, lo disfrutará. Quizá, no es la mejor de las historias que de él he leído pero es interesante, me gusta también como contextualiza las cosas y como con cuatro detalles que nos deja aquí y ahí nos habla de como situaciones externas nos pueden cambiar la vida, haciendo que olvidemos un amor que parecía que iba a durar siempre.

El estilo de Zweig es una delicia, la forma en que trasmite los sentimientos la he encontrado en muy pocos autores, te llega, te habla al corazón pero sin dosis de azúcar a punta pala, cosa que por cierto, odiaría a muerte. 

Así pues, relato muy recomendable, Zweig es u autor que descubrí no hace tanto y al que vuelvo uno y otra vez porque es como volver a algo seguro, algo que sabes que no te va a decepcionar.

¿Habéis leído algo del autor? En caso que no... ¡Deberíais!



Un relato breve que tendréis leído en un par de horas y que os hará pensar sobre el paso del tiempo que nada respeta, sobre lo que puedo haber sido y no fue y todo con un lenguaje que os llegará a lo más profundo.




VALORACIÓN:






No hay comentarios:

Publicar un comentario