jueves, 13 de septiembre de 2018

Reseña: Azul casi transparente - Ryu Murakami

AZUL CASI TRANSPARENTE: RYU MURAKAMI






SINOPSIS

Los protagonistas de esta novela, chicos y chicas en su mayoría jovencísimos, viven cerca de una base norteamericana, consumiendo toda clase de drogas, yendo a conciertos de rock, organizando orgías para los soldados yanquis, todo ello sin aparente pasión ni placer. Con emblemática pasividad, se deslizan hacia la autodestrucción, como resultado no sólo de su situación presente, sino de su futuro bloqueado. El tratamiento del autor, frío y antisentimental, destila sin embargo un sentimiento de algo puro y no mancillado.





Hace poco os dejé la reseña de un libro de Ryu Murakami llamado Sopa de miso, una historia que me gustó muchísimo, por eso cuando para mi cumple me regalaron este, no esperé mucho para empezar a leerlo, así pues a día de hoy, solo me queda por leer: Los chicos de las taquillas. El autor tiene más novelas pero traducidas al español sólo encontramos cuatro, así que poco disfrute hasta que alguna editorial decida ponerse a traducir lo que queda de la obra de este magnífico escritor.

Azul casi transparente es la primera novela del autor y se publicó en 1976, no es una historia muy larga, tiene algo menos de 130 páginas y como en las anteriores, es un relato que os va a encantar o lo odiaréis a muerte, no creo que pueda dejar indiferente a nadie. En mi caso a medida que lo leía una única palabra me venía a la mente: sordidez, porque es como lo estaba viviendo, es una historia tremendamente sórdida, el ambiente, los personajes, las situaciones... todo me conducía a ese pensamiento, pero no os engañéis, en mi caso sórdido no significa malo, al contrario.

Porque Azul casi transparente nos cuenta la historia de Ryu -curiosa coincidencia con el nombre del autor-, y sus amigos en una ciudad de Japón. Su vida transcurre alrededor del sexo, las drogas y en segundo plano, la música, o sea que no nos vamos a encontrar sexo y drogas en cada página, pero no solo eso, también habla de la soledad, la violencia y la desesperanza, todo impregnado de una gran tristeza que se hace evidente página tras página.

Todos los jóvenes comparten unas mismas características, son promiscuos, politoxicómanos y no parecen tener nada en sus vidas que les motive, están vacíos por dentro y lo peor es que casi sin quererlo el autor, son la representación de la juventud en su país, ¿quizá también en el nuestro?

La historia presenta una gran crudeza, el autor llama a las cosas por su nombre y no huye de las descripciones sexuales llenas de detalles, no es un libro apto para todos los públicos, muchos lo tacharan de desagradable, escatológico, demasiado explícito y seguramente todos tendrán parte de razón, pero también es una novela realista, contada sin tapujos, diferente y que nos hace sentir incómodos pero no podemos parar hasta terminarla.

Lo que más he disfrutado es lo peor de la novela, el retrato de los jóvenes carentes de objetivos, que parece que solo viven para consumir, follar y divertirse, en conciertos o donde sea, esa vida basada en la satisfacción del placer los convierte en seres vacíos, cosa que no es rara en las novelas del autor donde esta desesperanza se respira en cada personaje.

La novela me ha gustado y mucho, aunque no es la que más he disfrutado del autor y es que si me das a elegir entre leer sobre sexo o violencia, prefiero lo segundo, si lo mezclas estupendo pero a la hora de elegir prefiero la segunda opción, por eso mi libro preferido sigue siendo Sopa de miso, por delante de esta y de Piercing, leída también pero de la que en su día no hice reseña.

Como os decía, no es una novela apta para todos pero sí para aquellos que no necesiten leer historias edulcoradas, que disfruten con la parte más cruda de nuestra sociedad.
Lo que me gusta de Murakami es que a pesar de haber alcanzado el éxito, no ha perdido su esencia y en esta novela precisamente hay bastantes elementos autobiográficos, aunque no sabemos hasta que punto ha vivido lo que describe.

No es una novela fácil de leer por lo que cuenta, porque por la forma en que está escrita es de lo más sencilla de entender, aunque creo que lo suyo es no quedarse con esas explicaciones tan explícitas, sino intentar ver también que hay detrás de esa forma de actuar y de pensar. 
El argumento no es demasiado rebuscado, de hecho todo lo contrario, Ryu, un joven que vive al lado de una base de las fuerzas americanas aprovecha al máximo sus salidas con los amigos, organizando orgías de sexo y drogas que recuerdan un poco a Trainspotting, todo ello narrado desde la más absoluta frialdad, una carencia de emociones que nos llega al alma y que nos incomoda de principio a fin.

Todo lo anterior está contado en poquísimas páginas, que nos llenaran de la desesperanza de los chicos.

Novela innovadora, original, transgresora y como os decía al inicio: sórdida, presenta la cosas como son y como el autor las vive, contándonos mucho y a la vez nada, un momento puntual en la vida de unos personajes, que a diferencia de otros autores no son diferentes entre ellos, hombres y mujeres actúan igual y piensan igual, es un retrato de la sociedad actual duro e incómodo de leer, como siempre el autor consigue meter el dedo en la llaga y por eso me gusta, alguien tiene que contar las cosas y aunque muchos no quieran leerlas, no es mi caso.

Totalmente recomendable pero no para todos, lectores sensibles abstenerse, las explícitas descripciones os van a  escandalizar y el retrato de una juventud sin valores que puede ser la que encontramos ahora, incomodará a la mayoría, una vez advertidos, vosotr@s decidís si queréis o no leerlo.

VALORACIÓN:





1 comentario:

  1. Sólo veo la sinopsis, pero de lo poquito que he leído no tiene mala pinta la novela.
    A mi estos libros ya sabes que me gustan.
    B7s

    ResponderEliminar